¿QUÉ ES LA FOTODEPILACIÓN?

La fotodepilación es un proceso basado en el principio de la Fototermólisis selectiva, esto es, la luz (foto) transformada en calor (termo), destruye (lisis) las células germinativas del folículo piloso de forma selectiva, mediante la absorción de la misma por parte de la melanina que se encuentra en el vello. Así tenemos que la melanina absorbe la luz y conduce ésta al folículo piloso donde transformada en calor destruye la raíz.

Hay tres sistemas de Fotodepilación
Láser

Es el primer sistema que se utilizó para la depilación mediante la luz. Los equipos laser emiten una luz pura de un solo color que viaja siempre en la misma longitud de onda y en línea recta. Eso hace que este sistema sea muy preciso y muy exacto, pero poco versátil. Dicho de otra forma los mejores resultados se conseguirían en PIELES BLANCAS, PELO OSCURO Y SUPERFICIAL. No seleccionar bien pacientes que se acerquen a estas características supondría en algunos casos pérdida de eficacia y en otros, riesgo de calentamiento excesivo de la piel y riesgo de quemadura. Otras características del láser es que incide en cada disparo sobre zonas muy pequeñas de ahí la gran duración de cada sesión y el elevado coste económico de la misma.

LUZ PULSADA INTENSA (IPL)

Los equipos de Luz Pulsada Intensa o IPL emiten, por el contrario, un espectro amplio de longitudes de onda (de 500 nm a 1200 nm). El resultado es una tecnología igual de efectiva, pero mucho más versátil, ya que puede tratar diferentes tipos de piel o vello, cosa que el láser no puede hacer. Su ventaja más importante es la seguridad y la rapidez en los tratamientos.